¿Tú qué echas?

Hola a todos:

En el podcast de hoy vamos a hablar del verbo echar. Posiblemente lo habéis escuchado mil veces, pero dependiendo de qué queremos decir puede cambiar de significado. Lo sé, hay muchos verbos así en español: quedar, tocar, echar, dejar… Hablaremos de todos ellos próximamente, pero hoy nos centraremos en los usos de echar.





Estoy segura de que muchos de vosotros, en estos momentos de confinamiento, estáis echando más horas que nunca delante del televisor o delante de un libro. O quizás os pasáis los días echando partidas de cartas, parchís o ajedrez en casa. Seguro que muchos habéis descubierto nuevos talentos.


El otro día un estudiante me dijo que le gustaría conocer mi opinión sobre algunos temas y en este texto me voy a mojar. Os cuento cómo veo la situación del coronavirus.


Cada día, cuando tengo un ratito, echo una hojeada al periódico o a las redes sociales y a veces me desanimo, creo que como muchos de nosotros. Me pregunto, ¿de qué sirve echar la culpa siempre a los políticos? ¿Qué ganamos echando pestes de las instituciones o echando más leña al fuego? Me pregunto si es el momento de echarnos tantas cosas en cara.



Echar la vista atrás y lamentarse no sirve de nada. Pienso que es momento de buscar soluciones y de echar una mano donde se necesita; es importante echar un cable a nuestros vecinos y es fundamental echar un ojo a nuestros mayores y a las personas más vulnerables. Si nos dicen que echemos la llave y nos quedemos en casa, por algo será.


Seguramente algunos notarán que echan barriga a marchas forzadas porque echamos más azúcar de la cuenta a nuestros postres o porque echamos más de una cabezada a lo largo del día. Y no hablemos de las cervezas que nos estamos echando con los colegas en las videollamadas.



Otros estarán deseando echarse una siesta reparadora o echar un café con sus mejores amigos porque están echando horas extra en sus puestos de trabajo. Y ahí me incluyo yo. ¡Lo que daría por echar un ratillo de cháchara al sol en buena compañía!


Pero, sin duda, si hay algo que todos hacemos, es precisamente echarnos de menos. Echamos de menos a nuestra familia y amigos; echamos de menos un largo paseo por la playa; echamos de menos sentir el sol en la cara mientras nos tomamos ese café con esa persona tan especial o mientras hacemos deporte en el parque; echamos de menos las cosas que realmente importan.



Y cuando volvamos a echar la vista atrás para valorar lo que hemos aprendido de todo esto, nos daremos cuenta de que hemos aprendido mucho. No lo echemos por tierra. Aprendamos de lo vivido o lo no vivido.


Echemos unas risas por los reencuentros y derramemos unas lágrimas por los que no están. Echémosle ganas a la vida.


Estoy convencida de que esta partida la ganaremos juntos y de que cuando todo esto pase habremos aprendido un poco más de la vida.



Como habréis podido comprobar, el verbo echar aparece mil veces en el texto y puede tener muchos usos. ¿Conocéis alguno más? ¿Qué echáis de menos vosotros? Será un placer leer vuestros comentarios.


Un saludo y mucha salud a todos.

¡Hasta la próxima!

34 views1 comment

©2017 BY PUNTADAS CON ELE - SPANISH TEACHER IN BARCELONA. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM