La NETiqueta



Hola de nuevo y bienvenidos a un nuevo audio de Puntadas con ELE. Hoy hablamos de un concepto nuevo que poco a poco se va haciendo popular entre aquellos que trabajamos principalmente en entornos digitales. Se trata de la NETiqueta. ¿Habéis oído hablar de ella?


Mar Castro, experta en competencias digitales y habilidades de comunicación y pionera en la investigación y difusión de la NETiqueta en España, la define como la gestión estratégica de nuestra presencia en la red, la gestión de nuestra marca personal digital.


Otras definiciones hablan de la NETiqueta como las normas de comportamiento que se deben seguir en los entornos digitales para facilitar la comunicación, evitar malos entendidos y mejorar las relaciones personales en las redes.


A simple vista, parece un concepto obvio y algo que todos deberíamos conocer de primera mano, pero ¿realmente existen y se respetan estas normas de convivencia y comunicación en el mundo digital? No es extraño ver cómo la gente hace un mal uso de las redes o del lenguaje para atacar, desprestigiar, criticar, insultar e incluso difamar a otras personas. La pantalla del ordenador se convierte frecuentemente en la máscara perfecta para aquellos que quieren hacer daño y atacar a otros internautas. Y la pregunta es, ¿por qué hacemos en redes lo que no haríamos nunca en persona? ¿Dónde han quedado la cortesía y el respeto? Me gustaría que reflexionáramos sobre estos conceptos.


Es evidente que la tecnología, las redes sociales y la comunicación digital ya se han hecho un hueco en nuestras vidas, por ello es tan importante interactuar en foros, chats, blogs, mensajes o correos electrónicos de forma consciente, positiva y respetuosa. Es necesario contar con una identidad y una reputación digital propia que deje huella en nuestros seguidores, contactos y amigos, y a ser posible, positiva.





De ahí que muchos expertos en el tema hablen del decálogo de la NETiqueta que incluye algunas ideas clave para favorecer las interacciones y ser coherentes. Veamos algunas “buenas prácticas”. ¿Las tenéis en cuenta?


1. LAS PERSONAS

Nunca deberíamos olvidar que nos estamos comunicando con personas.


2. UN SOLO MUNDO

La comunicación ha de ser igual en el mundo digital y en el mundo real: respetuosa,

cordial y correcta.


3. LOS ENTORNOS

Debemos saber en qué entorno nos movemos y a quién nos dirigimos. Nunca será lo mismo dejar un comentario en LinkedIn, Facebook o Instagram, por ejemplo.


4. EL TIEMPO

En casa siempre se ha dicho que no se llama a nadie a la hora de la siesta ni después de cenar, entonces ¿por qué molestamos a nuestros colegas o empleados en su tiempo libre, a horas intempestivas y esperamos una respuesta inmediata?


5. EL LENGUAJE

El lenguaje es importante y llegar a todos también, así que siempre es mejor ser claros y concisos. Es preferible no irse por las ramas.


6. EL CONOCIMIENTO

Si compartimos contenido, lo ideal sería que fuese de interés para nuestra red, que estuviera basado en la experiencia y el conocimiento y que no favoreciera nunca a difundir bulos, criticar o difamar a otras personas.


7. LAS INJUSTICIAS

¿Estás siendo testigo de alguna injusticia? Mejor intervenir para ayudar y no para echar más leña al fuego.


8. LA PRIVACIDAD

Todas las personas tienen derecho a que su privacidad sea respetada. No deberíamos cruzar nunca los límites.


9. LA HUMILDAD

Hacerse el gallito y mirar a la gente por encima del hombro no está bien, todos lo sabemos, por eso se nos pide que seamos humildes y no saquemos partido de situaciones que nos puedan beneficiar.


10. LOS ERRORES

Equivocarse y rectificar es de sabios y quien nunca haya cometido un error, que tire la primera piedra. Usemos los errores para crecer y nunca para atacar a otras personas.



Decálogo de buenas prácticas. Puntadas con ELE.


Mar Castro da algunos ejemplos muy claros en este vídeo que os animo a ver, pero me gustaría resaltar algunas de sus frases que, como siempre, podéis comentar más abajo. Será un placer leer vuestros comentarios.


"Siempre hay personas detrás de la tecnología”.
"Somos lo que comunicamos".
"Somos responsables de la comunicación que emitimos".

Para ir terminando y, como no podía ser de otra forma, os propongo un reto:


Cuidar el lenguaje es el primer paso para tener éxito en nuestras relaciones en estos nuevos mundos digitales. ¿Cómo podríamos usar el español, por ejemplo, para que la cortesía, el respeto y la coherencia vuelvan a tener un papel principal y no se queden en la retaguardia? ¿Se os ocurren algunas ideas?


¿Qué os ha parecido el tema? ¿Tenéis otras propuestas y trucos que nos ayuden a mejorar este esquema? Me encantaría conocerlos.


Un saludo a todos y ¡hasta la próxima semana!